miércoles, 14 de junio de 2017

¿Para qué sirve un católico?

    1. Para irrumpir en los foros de personas que siguen otros credos y llamarlas idólatras y endemoniadas.
    2. Para divinizar a la culpa, arraigarla plenamente en su subconsciente y por lo tanto reconocerla siempre en todos sus semejantes y justificar así cualquier tipo de ataque hacia ellos.
    3. Para formar parte de otro Estado político diferente, además de aquel al cual por geografía se pertenece.
    4. Para delegar en otros humanos disfrazados con folklóricas vestiduras la autoridad que sólo en Dios debe reconocerse habida cuenta de las enseñanzas de Jesús: "El Reino de Dios está en vosotros" y "La Verdad os hará libres".
    5. Para someter a un recién nacido a un credo excluyente, irracional e impositivo sin que éste pueda decidir por sí mismo.
    6. Para organizar mundanamente esa Iglesia que sólo en Dios puede ser reconocida ("Mi Reino no es de este mundo", "Al césar lo que es del césar").
    7. Para, utilizando la etiqueta de "católico" (universal), colaborar en el exterminio de todas las iglesias primitivas en esa plena alianza con el poder político, económico y militar que aún se mantiene.
    8. Para no hacer ningún trabajo interior ni seguir camino espiritual alguno, puesto que de ello se encargan esos personajes folklóricos en los que delegamos.
    9. Para perpetuar las conductas y actitudes dependientes de todas las mujeres involucradas y afectadas por ese credo (mujeres que no tienen nunca voz ni voto dentro del clero exclusivamente masculino que de manera impositiva dicta sus postulados).
    10. Para que un lobby masculino (con una masculinidad misógina, homófoba y anti-masculina) pueda seguir recreándose en sus complejos, limitaciones y las necesidades de culpabilizar de las que se dan cuenta en el punto 2.
    11. Para rendirle culto en la cruz a un Dios muerto, ajeno e incapaz (retratado por Nietzsche) en lugar de hacerlo al Dios de Vida que mora en nuestros corazones ("Dios no es dios de muertos, Dios es Dios de vivos").
Jesús María Bustelo Acevedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...